This article was originally published by The Mennonite

Haroldo Nunes, Expone su Vida Ayudando a Migrantes en Tiempos de Pandemia

Sabemos y no es un secreto que en los Estados Unidos, existe un gran número de migrantes que no tienen al día su documentación con el Estado. En su mayoría, muchos de ellos son Latinoamericanos indocumentados, quienes dejaron sus países natales para huir de la precariedad, la violencia, la corrupción, dejando atrás sus familias, cultura y su idioma ante la esperanza de construir un nuevo y mejor futuro en el país donde las oportunidades son asequibles, en el transcurrir algunos logran alcanzar ese sueño, otros perecen en el intento.

Ahora bien la situación para estas personas es cada vez más compleja, no solo por su estatus migratorio, sino también por la emergencia sanitaria que ha estado afrontado el mundo desde  la llegada del covid-19, a comienzos de este año. “Hay muchos migrantes que están arriesgando sus vidas” nos comenta Haroldo, “porque ellos -los indocumentados-, como se conocen coloquialmente …no se pueden quedar en sus casas esperando hasta que algo sobrenatural suceda.” La necesidad los ha obligado a salir a trabajar, de esa forma continúan llevando sustento económico a sus hogares.

Para Haroldo Nunes quien forma parte del Ministerio Brazos Abiertos (Open Arms Hispanic Ministries), ministerio enfocado en brindar ayuda a migrantes latinoamericanos en los Estados Unidos, la situación de incertidumbre por la cual están atravesando muchos latinos es cada vez más catastrófica, pero ante dichas particularidades, como un gesto de valentía, amor a la comunidad, y solidaridad, Haroldo junto con su equipo continúan colaborando a muchas familias que pasan por necesidad económica y que no pueden llevar provisión a sus alacenas, brindándoles comida, orientación legal y ayuda en el idioma inglés, pues debemos recordar que muchos de ellos, no dominan esta lengua como segundo idioma. Ante tan latente realidad, su vida se expone al inminente peligro de contagiarse con el virus, “en muchas ocasiones se siente la tensión, la angustia a enfermar y morir, pero no todo se trata de ti, sino del amor hacia el prójimo, aquella vocación de servicio que me ha acompañado por más de 30 años, y a la cual no renunciare.” comparte Haroldo.

Cabe recordar que los latinos, han estado contribuyendo con la economía de los Estados Unidos, pero ello no les aporta ninguna clase de reconocimiento a su ardua tarea, al contrario cada vez pareciera que el odio y el racismo se incrementara más hacia ellos, tanto es así, que muchos son insultados y menospreciados en lugares públicos, recibiendo un trato deplorable, el cual es un acto que constituye una vulneración a sus derechos humanos. Algunos le han comentado a Haroldo que no cuentan ni siquiera con un subsidio de desempleo o acceso a la prestación de un servicio médico, por no tener una residencia legal o en su defecto poder gozar de un seguro médico que les brinde una cobertura más amplia como el que ofrece la Ley para la Protección de Pacientes y Cuidados de la Salud Asequibles (The Patient Protection and Affordable Care Act) más conocida como ObamaCare.

Por otro lado, hay una alta probabilidad de que muchos puedan estar enfermos y sin saberlo  ser portadores de Covid-19, por esa razón acercarse a un  centro de prestación de servicios médicos, debería ser lo sensato pero muchos prefieren aislarse o simplemente morir solos, por la ansiedad y el terror que existe de ser denunciados ante la oficina de Inmigración, y eventualmente experimentar la deportación, concluye Haroldo.

Sign up to our newsletter for important updates and news!