This article was originally published by The Mennonite

Dios, Une a tu Iglesia

Amanda Falla comparte su testimonio en una iglesia de Sahagún, Colombia.

Dios concedió a Amanda Falla ojos para ver a la iglesia global reunida para interceder por su salud. En 2012, mientras servía con la Red Menonita de Misión en Colombia,  se le diagnosticó  un problema en los riñones debido a múltiples mielomas. Recién cuando llegó a un hospital en Chicago ella se dio cuenta que su vida estaba en peligro:

“Cuando veo que llegó un nuevo día, digo, ‘Gracias, Dios, por tu misericordia, y gracias por toda la gente que me sostiene en sus oraciones’. Luego pregunto, ‘¿Quién necesita mi ayuda hoy?’

“Durante años, he orado, ‘Dios, une a tu iglesia’. Espiritualmente he visto a Dios buscando algo que pudiera mantener unido a todo el cuerpo de Cristo. La mirada de Dios se detuvo en el país donde yo estaba, en la ciudad donde yo estaba, en la comunidad donde yo estaba, y luego, en mí misma. Entonces Dios dijo, ‘Yo toco tu salud para mostrar a mi cuerpo (la iglesia total)  cómo unirse. Yo te toco a ti, Amanda, para mostrar a todos mi misericordia y mis milagros. Tú ayudarás para que mi poder y mi gloria sean conocidos’.

“(A través de mi larga batalla con el cáncer), a menudo pregunté a Dios, ‘¿Por qué razón me elegiste para unir a tanta gente con un propósito —orar por mi sanación? Me siento tan bendecida por haber sido elegida.’

“Mi experiencia me mostró que los individuos están rodeados por iglesias en todo el mundo orando por ellos. Me levanto cada mañana para que el amor de Dios sea conocido.”

Nota del editor: Amanda fue antes una plantadora de iglesias en Estados Unidos y en su país Colombia. La Conferencia Menonita en EE.UU del Sureste le confirió sus credenciales ministeriales.

Sign up to our newsletter for important updates and news!