Hoy decido amarme

Foto: Wendy Vado

“…Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. (Mateo 22:36-40, RV60)

Una mañana me desperté con el pensamiento de “¿por qué no soy tan inteligente, por qué no puedo ser tan astuta, tan profunda?, ¿Por qué siento que a otros le va mejor que a mí? ¿Por qué no puedo ser como esta amiga o como la otra?

Dejé que mi mente divagara por unos minutos en ese pensamiento. Confieso que puede ser embriagante, seductor, y amargo quedarse en la conmiseración, sintiendo lástima por las decisiones que tomé o no tomé en la vida, por los rumbos que decidí seguir. ¿Pero acaso existe una vida que pueda ser perfecta? ¿No es acaso una falta de respeto hacía mi cuerpa, mi historia, mis experiencias personales, el compararme con los demás o desear una vida que no es la mía?

Me puse a pensar en que quizás sea cierto que amar cada partícula de mi cuerpa, de mi mente y de mi historia es un acto de ir contra la corriente, en contra de un sistema que siempre nos hace sentir que no somos lo suficientemente buenas, o perfectas.

No sos la suficiente mujer, madre, esposa, profesional, amiga… persona. Siempre aspiramos a más a obtener más, a encontrar más.

Decido entonces callar mi mente y mi corazón y descansar. Tomar las cosas con calma, un día a la vez, que la vida no es una carrera, no es una competencia a como nos enseñaron, que no se trata de a quien le va mejor, o quien tiene lo mejor.  Decido ir por otro camino. Un camino dónde decido:

Amarme cuando soy débil.

Amarme cuando soy fuerte.

Amarme cuando tengo dudas.

Amarme cuando tengo certezas.

Amarme en mis aciertos.

Amarme en mis fracasos.

Amarme en mi desencanto.

Amarme en mi inocencia.

Amarme en la amargura.

Amarme en la dulzura.

Porque al final del día no se trata de cuánto amor pude dar a los demás, sino cuanto amor fui capaz de entregarme a mí misma, porque al final sólo seré yo  y mi espíritu unida a este cuerpa y todo lo que tuvimos que atravesar, sufrir y experimentar. Así que lo abrazo y le agradezco lo que me ha permitido vivir, sentir y soñar.

¡Hoy decido amarme!

Wendy Vado

Wendy Vado (34) Nicaragüense. Read More

Anabaptist World

Anabaptist World Inc. Read more on our about page Read More

Sign up to our newsletter for important updates and news!