This article was originally published by The Mennonite

Reflexión Pastoral: Movilidad Humana con Sentido Historia de Casa de Paz en Denver, Colorado

“Un verdadero enfoque de derechos corta las anteriores nociones de identificación y satisfacción de necesidades humanas y los reemplaza por acciones basadas en el reconocimiento de que toda persona es titular de unos derechos inherentes. Esta distinción es clave: Los derechos implican responsabilidades. Las necesidades no” 

ACNUDH, 2006 

 El concepto -movilidad humana- es relativamente nuevo y existe para referirse a los procesos concretos que cualquier persona, familia o grupo humano que realiza o experimenta para establecerse temporal o permanentemente en un sitio diferente a aquel en donde ha nacido o residido hasta el momento (Benavides & Rodas, 2009)1.  Esta definición puede tener varias interpretaciones, sin embargo, no deja de manifestar el derecho que tiene cualquier persona o grupo familiar de dirigirse al lugar que decidan establecerse para construir su vida. 

Ya ha habido varios ejercicios de definición y análisis bíblico al respecto, como M. Daniel Carroll R. en la revista Missio Dei,2 donde hace una explicación breve de conceptos en relación a la Migración desde el argumento legal, social  y Bíblico.  En cuanto al tema que nos ocupa, el escrito de Carroll habla de “people on the move”, “gente en movimiento”, nosotros y en algunos países de América Latina le llamamos ”movilidad humana”.  

En nuestra experiencia por 6 meses de trabajo voluntario en Denver Colorado de abril-octubre del 2016, en un lugar llamado Casa de Paz, a una cuadra del Centro de Detención de Aurora Colorado, recibimos a más de 115 personas.  Uno de ellos fue Rómulo. Procedente de Guatemala, con 22 años, Decidió dejar a su familia porque en su país y en su comunidad hay mucha violencia, debido que el Gobierno vendió sus tierras a la Empresa Minera y este pide a los habitantes que las dejen. Él, como otros, luchan por su tierra junto a sus familias e impedir ser desalojados. Sin embargo a la larga reciben varias amenazas de muerte por parte de la empresa minera. Así es como Rómulo decide salir para viajar a Estados Unidos donde vive su hermana que le ofrece protección. Fue muy difícil viajar a una distancia tan larga y desconocida donde sufrió hambre, sed y frio. Por momentos con mucho miedo porque estando ahí ya no tenía forma de regresar a su país. Cuando cruzó la frontera, el guía le abandonó en el desierto por lo que tuvo que caminar durante 5 días y 5 noches perdido sin esperanza, sin comida y sin agua, no obstante nunca perdió su fe e n Dios que le impulso a seguir adelante. Al llegar a un rancho en Tucson Arizona, el dueño del rancho llamó a migración. Lo llevaron a un centro de detención y los de migración le hicieron firmar su deportación a fuerza sin su consentimiento. Estaba triste sin saber que hacer, pensó que su vida había terminado, sin embargo, de pronto algo paso, lo trasladaron a Denver Colorado al centro de detención GEO en Aurora.  Ahí, había muchas personas de diferentes nacionalidades en espera de su resolución a la petición de asilo; resistiendo el encierro, incomunicados, vigilados como si fueran criminales. Rómulo pidió asilo político. Esto le ayudó a sobreponerse a la soledad y con mucha incertidumbre de lo que iba a ocurrir. Así, transcurrieron 5 meses, hasta que obtuvo su libertad con la condición de que debía tener un responsable de él con ciertas características, su hermana. Al salir del centro de detención no sabía dónde ir, no tenía dinero, pero el policía de seguridad le dio la dirección de Casa de Paz que podía ayudarle en ese momento. De  casa de Paz  le recogimos y lo primero que disfruto fue el paisaje y la luz del hermoso dia. En Casa de Paz recibió alojamiento y pan. Posteriormente le ayudamos para que se encontrara con su hermana. 

Nosotros recibimos a diferentes personas del mundo que pedían asilo a USA, muchos de ellos y ellas de diferente culturas, lenguaje y religión. Sin embargo, aprendimos a acompañar y ser acompañados por ellos. 

Por ejemplo, las personas de África siendo musulmanes, cuando les servíamos el desayuno o el almuerzo (medio día) les pedíamos si nos podían acompañar en la oración a Dios en agradecimiento por los alimentos y accedían.  Nuestra pregunta interna era: ¿Qué respuesta les daríamos si ellos o ellas nos pidieran hacer sus actos litúrgicos cada vez que lo hicieran? Fue una pregunta interesante hasta el día de hoy. Nuestros prejuicios religiosos nos limitan en muchas ocasiones para poder servir. 

En este contexto, existe una variedad inmensa de acercamientos al fenómeno de movilidad humana y formas de intervención que han intentado encontrar la mejor manera de atender sus necesidades sobre todo en estos momentos de crisis mundial no sólo económica, sino social, política y religiosa como no se había visto antes. Entendemos que siempre ha habido movilidad humana, sin embargo, la magnitud de la violencia generalizada en el mundo con temores a un inicio de una tercera guerra mundial, la corrupción en todos los niveles sociales, el narcotráfico que ha penetrado las venas más pequeñas de las estructuras de poder de muchos países, son el caldo de cultivo. 

Cómo resultado de este fenómeno, tenemos la pregunta clave: ¿Cuál será el acompañamiento más apropiado para este grupo de personas que sufren y que nosotros como iglesias Anabautistas Menonitas debemos dar? Mi esposa Rebeca y yo hemos optado por un acercamiento de acompañamiento desde la Logoterapia.3 Siendo el constructor de esta práctica psicoterapéutica del psiquiatra, Viktor Frankl.  En su libro “El Hombre en Busca de Sentido”, narra su experiencia en los campos de concentración nazis donde al estudiar las actitudes propias y de sus compañeros se da cuenta de la fuerza interna que todo ser humano tiene para sobreponerse a cualquier situación límite que se le presente. A este fenómeno humano, Frankl le llama la fuerza espiritual de toda persona. De ahí todo ese concepto importante en todo el desarrollo de la logoterapia es llamado en busca de sentido de vida. No importa la circunstancia que la persona esté viviendo, como la gente de la movilidad humana, como seres humanos se tiene la capacidad de darle sentido. 

Cómo cristianos decimos que el sentido está en Cristo. Pero en gran medida las situaciones límite en la vida nos confrontan y en muchos casos, promueve el desánimo, enojo, etc., que nos hacen dudar de la fe y dejar todo. 

Jesús con su ejemplo de sobreponerse a las adversidades nos alienta y motiva …. 

Continuará… 

 1 Logoterapia es un término y la tercera escuela vienesa de psicología (esto es: psicoanálisis (Freud), psicología individual (Alfred Adler) y la logoterapia). La logoterapia fue construida por Psiquiatra Viktor Frankl (1905-1997). Aquí, Frankl, propone que la Voluntad de Sentido es la motivación primaria del ser humano. 

 Fernando es misionero voluntario de la Red Menonita de Misiones a diferentes iglesias menonitas de varios países de América del Sur. Apoya el proyecto de CITA para el trabajo de la educación bíblico-teológica en línea. Licenciado en teología por el Instituto Evangelístico de México, especialidad en Logoterapia, Maestría en Ciencias Bíblicas de la Comunidad Teológica de México. 

Para Mayor Información 

Puede comunicarse con Marco Güete, Director de Ministerios Hispanos para la Educación Pastoral y de Liderazgo de la Agencia Menonita de Educación Marcog@MennoniteEducation.org

Sign up to our newsletter for important updates and news!